domingo, 19 de enero de 2014

Aerosmith - "Get a Grip"

EaRtHlInG - BoX



Conocí a los Aerosmith con diez años gracias al recopilatorio Big Ones, que el primo de un amigo me grabó en una cinta virgen como era habitual allá por los 90. El tipo estaba flipado desde que los vio aquel verano de 1994 en el Palacio de los Deportes de Madrid, con Extreme de teloneros. No era para menos. Era la gira del Get a Grip, el disco que nos ocupa. 

Yo por entonces pensaba que Aerosmith era una banda de chavales jóvenes, viendo la energía que derrochaban en sus canciones. Mi sorpresa cuando me enteré de que rondaban los 45. Y es que Aerosmith, una de las grandes bandas que definieron el género Hard en los 70, vivía ahora una segunda edad dorada de la mano del sello Geffen. Esta gente no eran principiantes sino vieja escuela. Los que un día grabaron los míticos Toys in the Attic y Rocks, los que fueron padres y espejo de tantas y tantas bandas, habían vuelto adaptados a los nuevos tiempos para recuperar su trono y autoproclamarse como la banda de rock más grande de América. Pero más allá de etiquetas discutibles y siempre un tanto absurdas, lo cierto es que ayudaron y mucho a dar coba a un género que por entonces empezaba a perder terreno frente a otras nuevas tendencias. 


Get a Grip es el último de esos grandes discos de la época Geffen. Precedido por el inalcanzable Pump pero superándolo en ventas con más de 20 millones de copias, fue un disco muy esperado que contó con todo el respaldo de la industria del rock. Get a Grip fue una superproducción, un trabajo en equipo qué trató en la medida de lo posible exprimir el gran momento de la banda. Bruce Fairbairn y Brendan O'Brien en la producción y mezcla. El omnipresente Desmond Child y una serie de nombres como Jim Vallance, Mark Hudson, Richie Supa, Taylor Rhodes, Jack Blades y Tommy Shaw colaborando en las composiciones de los temas. Un sinfín de ingenieros y músicos programando, masterizando y tocando en las canciones y, por último, el enigmático John Kalodner haciendo Dios sabe qué. Y sin embargo el resultado no es para nada sobrecargado, más bien todo lo contrario: crudo y natural, hoy día sigue sonando con la misma frescura de entonces. 




El disco abre con una breve e inquietante Intro a modo de rap, guiño final a Walk this Way incluido, que da paso a Eat the Rich, un tema brutal con el que la banda da un puñetazo en la mesa para que todo el mundo se entere de quién ha vuelto: batucada que muere en un riff para la historia y cuatro minutos de rock frenético que terminan con un eructo monumental cortesía del señor Tyler. Y sin darte cuenta de por dónde te ha venido empiezas a escuchar a Joey Kramer machacar el bombo y la caja en Get a Grip, el siguiente corte, que da nombre al álbum. Más leña al fuego. Sigues con Fever, un tema de perfil más clásico que fue el quinto de los siete sencillos del disco. Y en estos momentos, ya totalmente enganchado, te sorprendes haciendo “air guitar” hasta que te conmociona la solemnidad de Livin' on the Edge, una canción elevada a la categoría de himno, primer single y cima indiscutible de todo el álbum. Muy del gusto de los más cercanos al heavy suele ser el siguiente tema, Flesh, que da paso a Walk on Down, donde Joe Perry, siempre genialmente escudado por Whitford, demuestra que puede cantar a la altura de su guitarra en un tema muy potente en el que Joey revienta el parche. Llegando a la mitad encontramos Shut Up and Dance, otro tema de rock fiestero tan típico de la casa y que conduce a la que posiblemente sea la canción más famosa de todo el disco, Cryin’, cuya popularidad ha sido muchas veces su condena. Pero más allá de la MTV, Alicia Silverstone, y de los Grammy, Cryin’ es una gran composición, impecablemente ejecutada por la banda y con muy buenos arreglos de viento metal y órgano hammond. El siguiente corte es Gotta Love It, esa vez con un gran Hamilton al bajo. Tras él llegamos a Crazy, otro de los celebérrimos, y uno de los más grandes valses de la historia del rock por más quemado que esté en la Kiss FM. Después otros dos temas cañeros, Line Up y Can’t Stop Messin’, con Lenny Kravitz sumándose a la fiesta en el primero de ellos. Y para terminar la no menos conocida Amazing, también impresionantemente orquestada y con un genial solo final, y el epílogo instrumental Boogie Man, que pone el broche de oro al disco.


La “crítica especializada” atizó bastante al Get a Grip. He leído los mismos tópicos en casi todas las reseñas pero no me convencen. Tampoco me indignan, allá cada uno. Creo que es muy difícil hacer un disco así cuando ya lo has hecho todo después de veinte años. ¿Cuántas bandas hoy en día no aguantan ni tres asaltos? No es Pump pero no está tan lejos, de hecho no puedo imaginar más digno sucesor. Aunque el resto del disco fuese una castaña merecería la pena “solo” por Eat the Rich, Livin' on the Edge, Cryin’, Crazy y Amazing. Pero es que hay canciones muy buenas aparte de éstas: Walk on Down es un cañón y seguramente el mejor tema cantado por Perry de toda la discografía; luego tienes cortes como Get a Grip, Fever, Flesh y Line Up que para nada flojean, al contrario. Steven Tyler posiblemente llegó a la cima de su voz, nunca volvería a cantar mejor. La banda entera era un rodillo. Deja de leer, ponte el disco a un buen volumen y escúchalo de arriba abajo. Juzga por ti mismo.

3 comentarios:

  1. Brutal disco de Aerosmith, fue con el que les conocí en 1993, seguidamente del Spaghetti Incident de los GN'R, y con ambas bandas descubrí lo que era el hard rock y posteriormente el heavy metal de la mano de Maiden y Metallica...

    Genial reseña para recordar viejos tiempos!! Gracias amigo!!!

    IsaaK

    ResponderEliminar
  2. Gracias compañero el maestro Box es un as de las reseñas.

    A mí me parece un auténtico discazo, con un nivelón en todas sus facetas, es uno de esos que una vez escuchado quedan en tu mente para siempre.

    Gracias por pasar Isaak

    ResponderEliminar
  3. Un disco absolutamente genial, se mire como se mire, fue un lujazo disfrutar aquellos años de esa segunda juventud de Aerosmith, asistir a sus conciertos, en fin sueños hechos realidad y además con unos discos grandiosos por entonces, éste me marcó mucho, tiene temazos por todos lados ¿quién puede hacer un "Eat The Rich" o un "Living On The Edge" o un "Amazing" o la chulería de "Get And Grip" o "Shut Up and Dance" o "Fever", todo ello en el mismo disco? ENORME!!!! Saludos!!!

    ResponderEliminar