jueves, 6 de marzo de 2014

Gema Hernández - Lo que vendrá

EaRtHlInG - MiLáN


Y oigo voces, que me susurran
y oigo cantos de sirena que me arrullan
no tengas miedo, busca en el aire
dile a las olas que te lleven a otra parte

Resulta encomiable la forma en la que algunos artistas afrontan su carrera, por más y más piedras que puedan ponerse en medio del camino, están decididos, mediante esfuerzo y tesón, a sortearlas y a salir airosos. Gema Hernández es desde hace tiempo todo un ejemplo a seguir. Todo comenzó a formarse como un sueño que parecía desvanecerse solo con pensar en él, tal vez grabar una maqueta... tal vez un disco... tal vez unos cuantos conciertos... 

Gema se encuentra en plena gira de presentación de su debut titulado Lo que vendrá, un trabajo precioso, íntimo, en el que su voz y sus hermosas letras son las protagonistas de un viaje directo al corazón. A mi parecer, un disco que evoca colores de invierno, salpicados de melancolía, pero siempre teñidos con algo de luz. Fantástico para escuchar una tarde de lluvia acurrucado en el sofá y disfrutar de la magia de cada una de las notas ya sean pulsadas o cantadas.

El jazz, el pop, la canción de autor y algún que otro tinte celta y rockero convergen en todos los rincones del álbum con colaboraciones de lujo, que no solo radican en dos grandes conocidos como Coque Malla (Termonuclear) o Leo Jiménez (No te vayas) para los que debe haber sido todo un honor poner su granito de arena en el disco, también cuenta con una serie de músicos (trombón, cello, piano, batería....) que hacen un trabajo fantástico.



En Lo que vendrá no esperéis encontrar canciones de relleno ni nada hecho al azar, todo está perfectamente trabajado y pensado de tal modo que todo lo que hay en él se nota que está hecho desde el corazón. Entre mis favoritas se encuentran Cometas con ese precioso arpegiado al comienzo, la belleza de su letra y el susurro tan cercano al inicio arropado por las hermosas líneas de cello, que te transportan a otra dimensión a través de un constante in crescendo, en el que la voz perfectamente colocada al final, hace que se te erice el vello de la nuca. 

Enero un maravilloso recitado acompañado solamente por el teclado, en el que la garganta de Gema dibuja constantemente un paisaje de emociones que solo puede describirse si se escucha. Maravillosa también esa Nana que pone el broche final al disco, cargada de sentimiento y con un sencillo colchón armónico que arropa en ostinato el discurso vocal.

Lo que vendrá puede adquirirse en copia física en los lugares de las actuaciones de la gira, trabajo que os recomiendo al igual que ir a ver en vivo a esta artista que desprende magia por cada uno de los poros de su piel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario