domingo, 10 de agosto de 2014

Black Sabbath - 13

EaRtHlInG - MiLáN


  • Voz - Ozzy Osborune
  • Guitarras - Tony Iommy
  • Bajo - Geezer Butler
  • Batería - Brad Wilk
35 años nos separan de aquel Never Say Die, el último trabajo que Osbourne firmó junto a Black Sabbath. Este año nos traen nuevo trabajo y formación, ya que Bill Ward se cayó del proyecto y ha sido sustituido por Brad Wilk, conocido por sus trabajos con Audioslave y Rage Against the Machine. En su primera semana las ventas en USA ya superaban las 140.000 copias, y  fue número 1 en Alemania, Inglaterra y Nueva Zelanda, algo que para los tiempos que corren resulta muy complicado,consiguiendo en general, unas críticas favorables.

Rick Rubin se ha encargado de la polémica producción del álbum. Pero ¿qué es lo que ocurre con el sonido de 13? Para la grabación se ha optado por una técnica de estudio llamada compresión dinámica de audio, esta consiste en un procesado del audio en el que se igualan las diferencias entre los sonidos más fuertes y los más débiles. Es decir, los sonidos más suaves suben su rango y los más altos lo disminuyen. La percepción sonora es que la audición se torna más densa, ganando la presencia de la instrumentación y las voces en detrimento del realismo obteniendo un resultado más saturado.

13 es en general un álbum retro, una vuelta al sonido y la composición de la primera etapa de la banda, por lo que resulta estúpido pretender que a estas alturas saquen al mercado un disco innovador. Pero vaya trabajo señores, riffs atronadores, solos desgarradores y el sonido más oscuro de la historia del metal. Temas inspirados, soberbios y muy bien trabajados, en los que Iommi y Butler sacan todo su potencial convirtiéndose en el mayor atractivo junto a un Wilk que cumple de sobra tras los parches. En cuanto a Ozzy, pues bueno, se nota que la voz ha sido trabajada en estudio y que a sus 64 años, es imposible que tenga el mismo estado de forma que en el pasado, pero aún así su trabajo pese a ser algo plano, es bueno y resulta una gozada escucharle de nuevo junto a los que durante tanto tiempo han sido sus ex-compañeros.

La poderosa suite del Doom Metal abre con un imponente End of the Beginning, un homenaje a sus orígenes y al tritono, ese Diabulus in musica que les ha hecho grandes desde sus comienzos y tan presente en el primer corte de su primer álbum. Hasta el cambio de riff de la sección intermedia te transporta a esa época.


God is Dead, más de 8 minutos en los que parece que el diablo está susurrándote al oído, un tema grandioso y épico con un Butler que rubrica el final con unos dibujos fantásticos. Le sigue el corte The Loner es el NIB del siglo XXI, puro rock añejo con una estructura más sencilla a los temas anteriores.

Zelgeist... una de la joyas de este disco, en las que no puedo parar de recordar el lejano Planet Caravan. Este tema está repleto de matices, adornos en la percusión con ciertos toques exóticos, a los que contribuyen las guitarras acústicas y los efectos, así como esos aires jazzísticos del solo y el grueso del sonido del bajo, más acolchado y envolvente.

Pasamos el ecuador con Age of the Reason y Live Forever, agarraos con esta segunda que vienen curvas, el maestro de las tinieblas se saca de la manga un enjambre de riffs brutales, la creatividad de Iommi parece no tener fin, el solo está tiene una construcción perfecta y vemos como empasta con cada cambio de la base rítmica.


Damage Soul, nos sumerge en los orígenes del rock, un tema decididamente basado en el blues lento. Hasta incluso Ozzy desempolva su vieja armónica transportándonos a The Wizard.

Dear Father es atronador, repleto de ese alo de oscuridad que les caracteriza. La sección intermedia es salvaje con esos bends al unísono y el poderoso riff que eleva al cielo la sección rítmica y un Ozzy realmente inspirado. El final de este disco es el comienzo de la historia del grupo, con la tormenta, la lluvia y el tétrico tañido de la campana ¿Is this the end of the beginning or the beginning of the end?

13 rubrica el que probablemente sea el final de la banda que creó e hizo grande el Heavy Metal, un grandísimo trabajo, no podíamos esperar otra cosa de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario